RELLENOS FACIALES

Los rellenos faciales son sustancias totalmente reabsorbibles y biocompatibles, que nos permiten recuperar volumen, hidratación y tensión facial, que vamos perdiendo con el paso del tiempo, devolviendo el aspecto natural y saludable a nuestra piel. Tras un diagnóstico individual, te recomendaremos el producto más adecuado para el rejuvenecimiento facial en tu caso.

¿Qué son los rellenos faciales? ¿Cómo funcionan?

En los últimos años ha cambiado la forma de realizar el tratamiento “anti-arrugas” con los diferentes materiales de relleno, puesto que hasta hace poco tiempo para tratar los signos del envejecimiento facial nos limitábamos al relleno de la arruga, haciendo infiltraciones que seguían la línea que marcaba la propia arruga.
Las propias arrugas, como las del surco nasogeniano (entre el ala de la nariz y la comisura de la boca), las arrugas de marioneta (que parten de ambos lados de la boca hacia abajo), y las arrugas peribucales (a nivel de la comisura de la boca y del labio superior) mejorarán notablemente tras la restitución de los volúmenes perdidos mediante el tratamiento con los diferentes materiales. Solo entonces dichas arrugas se tratarán de manera individual.
Actualmente vemos el envejecimiento como un proceso que acontece en tres dimensiones, por lo que tenemos en cuenta la pérdida de volúmenes faciales, que suele ser más apreciable en la zona de los pómulos, buscando resaltar y dar proyección a dicha zona.
Utilizamos varios materiales de relleno, con indicaciones diferentes, adaptables a cada necesidad:

• Acido Hialurónico

• Hidroxiapatita Cálcica (radiesse)

• Ácido Poliláctico (Sculptra)

¿Existe alguna contraindicación médica en el uso de rellenos faciales?

En el caso del ácido hialurónico hay una incompatibilidad reconocida con las sales de Amonio Cuaternario como el Cloruro de Benzalconio, así que evitaremos el contacto directo con material tratado con este producto (material quirúrgico…).
Valoraremos la existencia de otros materiales de relleno en las zonas (permanentes o semipermanentes) o implantes, mediante la ecografía cutánea, para determinar el grado de compatibilidad con los materiales de relleno que se quieran usar.
No haremos tratamiento en los siguientes casos:

• Embarazadas o menores de edad.

• Intolerancia a los materiales de relleno.

• Enfermedad autoinmune o infecciosa de carácter severo. Herpes activo (profilaxis si antecedentes).

• Enfermedad psiquiátrica grave.

• Expectativas poco realistas sobre el tratamiento.

• Patologías o situaciones que cursen con alteraciones de la coagulación sanguínea.

• Heridas en la zona de tratamiento.

• Cirugías recientes (de 6 a 12 meses) en zona de tratamiento.

Tipos de Relleno: Ácido Hialurónico

El ácido hialurónico tiene la propiedad de atraer y retener el agua, por lo que es útil a la hora de hidratar, rellenar, acolchar o lubricar un tejido.
La naturalidad del resultado obtenido mediante la aplicación de un relleno reabsorbible de ácido hialurónico, así como la seguridad que ofrece este producto (cuenta con el mayor número de estudios clínicos), ha hecho merecedor al ácido hialurónico de un reconocido prestigio y justifica que se hayan tratado las arrugas y la pérdida de volumen facial de más de 12 millones de personas en todo el mundo durante los últimos 15 años. El ácido hialurónico es un azúcar (polisacárido) de textura viscosa que está presente a altas concentraciones en numerosos tejidos de nuestro organismo (piel, articulaciones, cartílago…).
Se comercializa en varias presentaciones, que varían en su grado de reticulación, con lo que podemos hacer uso de sus propiedades para:

• Tratamiento de arrugas y surcos.

• Recuperación de volúmenes perdidos (lipodistrofias, cicatrices atróficas…).

• Aumento de volumen labial y perfilado del borde.

• Hidratación extra de la dermis.



Tipos de Relleno: Hidroxiapatita Cálcica (Radiesse)

La hidroxiapatita cálcica es un material de relleno totalmente degradable y biocompatible, con capacidad de estimular la formación de colágeno (neocolagenosis).
El “radiesse”, nombre comercial (laboratorio Merz Aesthetics) del producto, está compuesto por un gel portador acuoso (que aporta el efecto voluminizador) y por microesferas de hidroxiapatita cálcica (efecto cimentación o formador de colágeno).
Tiene dos características físicas fundamentales para la obtención de sus resultados. La viscosidad, que nos permite moldear el producto y que permanezca más tiempo en el área tratada. La elasticidad, que nos ofrece una mayor resistencia a la flaccidez facial.
Se puede aplicar mediante técnicas diferentes:
• Depósitos puntuales (vectorización tridimensional) para recuperar volúmenes y levantar estructuras anatómicas deprimidas.

• Sistema de vectores lineales, para producir un efecto “lifting”, mediante la formación de colágeno en las líneas de pérdida de tensión facial.

• Este material de relleno nos facilita el tratamiento de:
• Pérdida de volumen (lipodistrofias, cicatrices atróficas…).

• Rinomodelación sin cirugía.

• Recuperación del óvalo facial.

• Tratamiento de surcos (nasogeniano, comisura bucal, submentoniano…) y arrugas.

• Mejoría de la flaccidez cutánea.

• Bioestimulación cutánea con formación de nuevo colágeno (pieles finas, cicatrices postacneicas…).

Tipos de Relleno: Ácido Poliláctico (Sculptra)

El ácido poliláctico (nombre comercial “SCULPTRA”, de laboratorios Sanofi Aventis) es un material de relleno biodegradable y biocompatible, que usamos para las pérdidas de volumen estructural, asociados al proceso natural del envejecimiento. En este proceso, se observa:
• Resorción ósea.

• Lipodistrofia o pérdida de grasa, con redistribución de la misma en los diferentes compartimentos del tejido subcutáneo profundo.

• Pérdida de colágeno y disminución de elastina y ácido hialurónico.

Este material nos ofrece la posibilidad de recuperar el volumen perdido a través de su potente estimulación de colágeno (neocolagenosis), con lo que vamos notando la reestructuración facial con el paso del tiempo y los tratamientos, con la ventaja añadida de una duración superior a los 18-20 meses.

¿Cómo es una sesión del tratamiento con rellenos?

Todos los tratamientos con materiales de relleno, requieren de una historia clínica previa para determinar posibles contraindicaciones, y un diagnóstico para decidir el material más adecuado.
Tras la historia y el diagnóstico, pasamos al tratamiento. Aunque cada material de relleno tiene sus particularidades, siempre procederemos a:

• Higiene facial y desinfección de la zona de tratamiento.

• Toma de fotografías de las zonas de tratamiento.

• Aplicación de anestésico tópico o local, si se requiere, para que el tratamiento no resulte molesto.

• Infiltración del material de relleno mediante pequeñas infiltraciones con aguja o cánula (aguja de bisel redondo), con las diferentes técnicas de aplicación según zona de tratamiento y material de relleno (explicadas con detalle por el equipo médico en la primera consulta).

• Masajeado de la zona para asentar el material si así fuera necesario.

• Limpieza de la zona y aplicación del tratamiento cosmético adecuado, para la recuperación inmediata a la vida normal (fotoprotección solar, maquillaje, cremas regeneradoras dermoepidérmicas, mascarilla fría,...).

• Entrega de pautas de cuidado domiciliario y cita para la revisión pertinente.

• Los tratamientos no suelen exceder más de 30-45 minutos por sesión.



¿Qué cuidados debo tener después de la sesión del tratamiento?

Después del tratamiento con materiales de relleno, los efectos secundarios más frecuentes suelen ser el edema (inflamación) y eritema (enrojecimiento) transitorio, que durarán uno o dos días.
Normalmente hay que masajear suavemente la zona mientras se aplica una crema hidratante.
Mantendremos una fotoprotección solar adecuada, tanto para evitar posibles pigmentaciones cutáneas, como para mantener durante más tiempo el resultado obtenido.
Se pueden usar maquillajes adecuados, pasadas unas horas tras el tratamiento. Se evitarán exposiciones directas a fuentes de calor las primeras 24 horas.



¿Cuándo son visibles los resultados y cuánto duran?

En función del tipo de material de relleno, se obtendrán diferentes resultados, así como en diferentes tiempos, tanto de aparición como de duración de los mismos.
Con el ácido hialurónico el resultado es inmediato y puede mejorar en las 2 semanas siguientes por efecto de la hidratación, por la atracción de moléculas de agua. El efecto irá decreciendo con el paso del tiempo, pudiendo alcanzar una duración de hasta un año.
Con la hidroxiapatita cálcica (radiesse) el resultado también es inmediato. Durante las dos o cuatro primeras semanas, disminuye un poco el efecto, por reabsorción del gel portador acuoso, y a partir de la cuarta a sexta semana comienza un aumento de los efectos, al producirse el fenómeno de neocolagenosis, que perdura hasta 18 meses.
Con el ácido poliláctico (sculptra) el resultado se va incrementando según pasan las semanas, debiendo esperar un mínimo de 4 a 6 semanas para notar el potente efecto de neocolagenosis que produce, perdurando el resultado hasta 20 ó 24 meses.