MESOTERAPIA

CON VITAMINAS Y PÉPTIDOS

La Mesoterapia con vitaminas y péptidos es una técnica de rejuvenecimiento no agresivo que hidrata la piel en profundidad, estimula la producción de colágeno y atenúa las arrugas, devolviendo luminosidad y suavidad al rostro y cuello, así como mejorando la textura y la dilatación de los poros.

¿Qué es la Mesoterapia con vitaminas? ¿Cómo funciona?

La mesoterapia facial es una técnica médica que realiza una infiltración transcutánea para la introducción en dermis de diferentes principios activos y para producir una bioestimulación a través del efecto inflamatorio en la dermis, para la síntesis de nuevo colágeno.
La realizamos con varias técnicas de punción:
Manual: una vez realizado el “producto” de principios activos personalizado para cada paciente, el médico lo irá infiltrando en los puntos donde sea necesario.
Microneedling system (técnica de micropunción asistida): se infiltrará el producto, ayudado por un dispositivo electrónico que nos facilitará el tratamiento en toda la región de rostro y cuello, permitiendo graduar el grado de penetración adecuado a cada zona y aportará una mayor velocidad de punción, con lo que el estímulo inflamatorio será mayor, pero con un mínimo efecto lesivo e inmediata recuperación.
En cuanto a los productos médicos usados podemos distinguir entre medicamentos:
Homeopáticos: Diferentes medicamentos que buscan diferentes efectos, basados en la medicina homeopática.
Alopáticos: Ácido hialurónico no reticulado, vitaminas, péptidos, aminoácidos y oligoelementos. Principios activos que interfieren en la síntesis de nuevo colágeno y en la reducción de los fenómenos oxidativos, así como la hidratación de la dermis.

¿Cómo es una sesión del tratamiento de Mesoterapia?

En la primera consulta se realiza una completa historia para determinar posibles contraindicaciones, y un diagnóstico para decidir el tipo de técnica y principios activos que necesita la piel.
Determinación de oligoelementos, en casos de pieles sometidas a factores ambientales o de estrés excesivo, para reforzar los posibles déficits.
Tras la historia y el diagnóstico, pasamos al tratamiento:

• Higiene facial y desinfección de la zona de tratamiento.

• Toma de fotografías de las zonas de tratamiento.

• Aplicación de anestésico tópico o local, si se requiere, para que el tratamiento no resulte molesto.

• Mediante agujas de pequeño calibre se realiza la infiltración en las capas deseadas de la piel de los principios activos.

• Limpieza de la zona y aplicación de mascarillas regeneradoras dermoepidérmicas frías, para disminuir el enrojecimiento e inflamación leve que se produce y aplicación de fotoprotección solar.

• Repaso de los cuidados domiciliarios y cita para revisión postratamiento.



¿Cuándo son visibles los resultados de la Mesoterapia y cuánto duran?

Los resultados se aprecian desde la primera semana y se irán incrementando con tratamientos sucesivos.

¿Cuántas sesiones se recomiendan y con qué frecuencia?

El tratamiento con mesoterapias faciales va dirigido a reducir el grado de envejecimiento cutáneo, hidratando y estimulando la producción de colágeno, con lo que el tratamiento será personalizado para cada persona.
Normalmente se pautan tratamientos de 3 a 6 sesiones, con un intervalo de 2 semanas las tres primeras, y después cada 4-6 semanas.



¿Existe alguna contraindicación médica?

No haremos tratamiento en los siguientes casos:

• Embarazadas o menores de edad.

• Intolerancia a alguno de los principios activos usados (valorar arsenal terapéutico disponible).

• Enfermedad autoinmune o infecciosa de carácter severo. Herpes activo (profilaxis si antecedentes).

• Enfermedad psiquiátrica grave.

• Expectativas poco realistas sobre el tratamiento.

• Patologías o situaciones que cursen con alteraciones de la coagulación sanguínea.

• Heridas en la zona de tratamiento.

• Cirugías recientes (de 6 a 12 meses) en zona de tratamiento.



¿Qué cuidados debo tener después de la sesión del tratamiento con Mesoterapia?

La recuperación a la vida normal es inmediata. Sólo hay que contar con un enrojecimiento e inflamación moderada, que desaparece normalmente en 24 horas.
Puede producirse una leve descamación cutánea en los 2 a 4 días posteriores que se soluciona aumentando la hidratación con cremas de uso domiciliario. Hay que evitar la exposición solar sin fotoprotección solar.