LASER FRACCIONADO

CO2

El Láser fraccionado Co2 es un tratamiento de rejuvenecimiento integral para disminuir arrugas, manchas producidas por el sol, así como cicatrices generadas por el acné y la flacidez facial.
Manchas producidas por el sol, así como cicatrices generadas por el acné y la flacidez facial.

¿Qué es el Láser Fraccionado Co2? ¿Cómo funciona?

La plataforma láser de CO2, es un láser terapéutico fraccional indicado para el rejuvenecimiento cutáneo. Es especialmente indicado para personas a partir de los 35 ó 40 años, con la piel fotoenvejecida y arrugas o líneas de expresión marcadas. Igualmente mejora las cicatrices postacneicas y otras imperfecciones cutáneas.
Mediante el calor producido por el láser fraccionado, se estimula indirectamente la actividad de las células que se encargan de producir las fibras de colágeno (fibroblastos intradérmicos), mejorando así la textura y la flacidez de las pieles prematuramente envejecidas.
Se disminuyen las arrugas finas faciales (técnica de elección para las arrugas del labio superior), y también las manchas producidas por el sol en cara, cuello, escote y manos, así como las cicatrices generadas por el acné y la flacidez facial.

¿Qué cuidados debo tener después de la sesión del tratamiento con láser?

Se produce una reacción inflamatoria y enrojecimiento más o menos intenso en función del tratamiento realizado, así que el mismo día del tratamiento y durante la semana posterior, el paciente acudirá a la clínica para realizar el programa de recuperación, con el que disminuimos el tiempo de convalecencia y el riesgo de hiperpigmentación postinflamatoria.
A la semana del tratamiento, la piel se ha recuperado, con lo que podremos retomar nuestra actividad social normal, quedando un tono rosado que durará aún unas 4-6 semanas, con lo que habrá que tener especial atención a la protección solar total.

¿Cómo es una sesión del tratamiento de Láser fraccionado?

En una primera consulta haremos una historia clínica precisa, así como un detallado diagnóstico de la piel a tratar. Valoraremos mediante sistema de visualización antera 3D, ecografía cutánea y dermatoscopia digital todas las lesiones, arrugas, o cicatrices a tratar, para determinar el adecuado programa de tratamiento láser.
Los tratamientos tienen diferentes grados de intensidad en función del problema y la zona. Igualmente contaremos con la disponibilidad del paciente y la época del año más adecuada para realizarlo.
Una sesión dura aproximadamente 60 – 90 minutos y consta de:

• Toma de fotografías de la zona de tratamiento.

• Aplicación de anestesia tópica y/o local (para región supralabial) y espera de 30-45 minutos con ella.

• Higiene facial y desinfección de la zona de tratamiento.

• Tratamiento con láser CO2 fraccionado.

• Curetaje y aplicación de medidas tópicas postratamiento.



¿Cuándo son visibles los resultados del Láser Co2 y cuánto duran?

Los resultados son apreciables tras una sola sesión, una vez pasada la primera semana de programa de recuperación en la clínica. Irán incrementándose a lo largo de los 6 primeros meses, por la formación de nuevo colágeno.
Estos efectos pueden durar años, en función de las circunstancias personales de cada persona, así como de los cuidados y tratamientos de mantenimiento posteriores.

¿Cuántas sesiones se recomiendan y con qué frecuencia?

En función de la zona de tratamiento y de la disponibilidad de cada persona, recomendaremos tanto el número de sesiones como su frecuencia. No obstante, lo ideal es realizar un tratamiento más intenso, lo que conlleva más tiempo de recuperación, pero retrasa la necesidad de una nueva sesión.



¿Existe alguna contraindicación médica del Láser Fraccionado Co2?

Se realiza una completa historia médica en la primera consulta para analizar posibles contraindicaciones y situaciones especiales de cada paciente, pero como contraindicaciones absolutas tenemos:
• Personas que toman medicamentos fotosensibles.

• Antecedentes de cicatrización anómala (queloides, cicatriz hipertrófica…).

• Embarazadas y menores de edad (se valorará cada caso y con autorización familiar).

• Patología psiquiátrica grave.

• Expectativas no reales del tratamiento.

• Enfermedad infecciosa y/o herida en la zona de tratamiento.

• Enfermedad pre o neoplásica activa.